La Julia que comió

IMG_1279 (1)

Me gusta pensarme como la Julia Roberts que se quedó en Italia para siempre. Que en Comer, rezar, amar, nunca rezó ni amó. Que tampoco se casó ni se separó ni emprendió un viaje hacia el auto-descubrimiento. Ni es Julia Roberts, bah.

La Julia que comió.

“Las comidas satisfacen la necesidad de alimentarse, pero no el deseo de comer, el cual se vincula, más que con el valor material de los alimentos, con el sentido simbólico de los rituales en que los ingerimos” (Néstor García Canclini).

Leí esta frase hace unos meses, como parte de mis excursiones ñoñísticas (sic a mí misma) al interior de mis apuntes. Y pensé, no pude evitarlo, en varios de los momentos alimenticios de mis viajes. Quizás sea mejor dejar las cosas claras primero: AMO comer. En serio. Soy de esas personas que son incondicional y encarnizadamente fanáticas y amantes de la comida. De las que llevarían a todos lados una vincha con la palabra COMIDA y antenas con luces de colores y arcoiris y corazones y. Me entendieron. La cuestión es que, cuando leí esa frase y mi cerebro armó un collage mental de todas mis comidas viajeras (o eso intentó), cada uno de esos platos tuvo sus propias ramificaciones. Porque no podían (¿cómo podrían?) aparecer solos y aislados, en una manifestación de su pura materialidad alimenticia. Comer no es eso. Comer es todo (¿ya les dije que soy fan?). Comer es el ritual, el momento, el contexto. Es una historia atravesada por un sabor. Es el lugar. 

Cioccolato di Modica – Sicilia

Y otra para apreciar los detalles (?)
Foto oficial para apreciar los detalles (?)
♥
Sicilia ♥

Si les dije que llevaría una vincha con la palabra COMIDA, no podría explicarles todo el merchandising que usaría con la palabra Cioccolato di Modica (tomen nota, empresarios del chocolate). El chocolate modicano es una especialidad siciliana, inspirada en una receta originariamente azteca e introducida en el sur de Italia por los españoles durante su dominación de la zona. En algún momento irrelevante de la historia mundial, venimos a aparecer mi curiosidad alimenticia y yo por estos pagos, lo pruebo, y decido y decreto que se trata del mejor chocolate que la galaxia haya conocido y conocerá alguna vez. En resumen: un chocolate elaborado “en frío” y donde el azúcar no llega a deshacerse en la pasta de cacao por la baja temperatura, lo que le da una textura granulosa. Un chocolate que puede llevar especias (canela, vainilla, jengibre), pero que no tiene productos agregados como manteca, leche o grasas vegetales y que debe mantener su nivel de cacao siempre por encima del 65%. Me gustaría poder transmitírselos con palabras de catadora, pero sólo me sale contarles que cada vez que lo recuerdo viene acompañado de Sicilia. De algún lugar en la isla entre Taormina y Siracusa, sin domicilio exacto porque mis notas simplemente lo recuerdan entre estos dos destinos (y extrañamente sin el ❤ que dibujo al lado de cada comida -sí, en serio-). Y las imágenes en mi cabeza sólo consisten en un almacén, una feria de productos típicos, una plaza y yo armándome un stock de seis chocolates modicanos (el último de los cuales corresponde a la siguiente foto).

Despedida con llantos y pañuelos al cioccolato modicano
Despedida con llantos y pañuelos al cioccolato modicano

Pero el chocolate modicano no es el último recuerdo siciliano (comestiblemente hablando).

Granita + Cannolo + Pastafrola de chocolate  – Taormina y Erice, Sicilia

www.citrusandcandy.com/2014/10/coffee-granita.html

IMG_1278

De la granita recuerdo Taormina. Y de Taormina recuerdo el cannolo. Pienso que los recuerdos se parecen en este momento a una cadena alimenticia alternada por paisajes -pienso, también, que mi maestra de ciencias naturales de la primaria se debe estar suicidando en este momento-. En fin, la granita es una bebida fría hecha con agua, azúcar y una variedad de sabores que van desde la naranja o la frutilla hasta el café o el pistacho. Elijo una de café, es imposible sentarse en el bar, así que la tomo mientras camino por el centro histórico. Mejor así, pienso. Comer algo caminando tiñe más lugares con el mismo gusto. No es que Taormina necesite ser teñida por nada para volverse el lugar increíble que es. Este lugar, ubicado en la costa este de Sicilia, es más o menos así:

IMG_1213

Cannolo
Cannolo

Pero elijo teñirla de todos modos, con granita y con cannolo (porque nunca es suficiente). El cannolo es un dulce típico siciliano que tradicionalmente tiene queso ricota como relleno. Sin embargo, basándome en el proverbio “todo lo que puede tener chocolate, tendrá chocolate” (Planisferias, 800 a.C.), elijo el cannolo apropiado y lo hago modelar frente a las cámaras. Así que ahí estoy, con mi cannolo deliciosamente trucho en un balcón del centro histórico cuando comienzo a ser rodeada por un grupo de chicos de apróximadamente 12 años que gritan, se prueban anteojos de sol, se ríen y vuelven a gritar.

Escuchar chicos hablando en otro idioma es extraño. Es una situación fácilmente divisible en dos fases: la primera, la fase del misterio: una en la que me sorprendo de la perfección y habilidad  de estos chicos superdotados que a tan poca edad ya saben hablar con gran naturalidad el italiano. La segunda, una en la que recuerdo que en realidad esos chicos siempre hablaron italiano. Es la fase de la pérdida del misterio y no importa cuántas veces me ocurra, nunca deja de suceder a la primera (del mismo modo que nunca dejo de preguntarme cuándo dejaré de ser tan…).

pastafrola

Y la pastafrola de chocolate, otro de los grandes inventos del ser humano, que, después de producir una infinidad de pastafrolas con dulce de membrillo, tiene una revelación divina y descubre que el relleno siempre debió ser de chocolate y de ninguna otra cosa, y lo produce y lo vende en un local de Erice.

Castello di Venere, Erice
Castello di Venere, Erice

Y allá voy, con la voluntad de conseguirlo pero tardando media hora para explicar que quiero la pastafrola para llevar. Y ahora recuerdo que yo la pido “per prendere” (que en este caso vendría a ser “para comer”…y sí, ¿para qué otra cosa podía quererla?) cuando en realidad lo que quiero decir es “per portare” y así hasta que puedo salir contenta del local y bajar por las calles empedradas y sentarme en una escalera a comer mi bendita pastafrola enfrente de la puerta del ex Cinema della Vittoria. En ese momento, todavía creía por palabras de la guía que en esa puerta se había inspirado Giusseppe Tornatore para crear Cinema Paradiso; hoy, un año después y tras una ardua búsqueda en internet, no encuentro nada sobre esto y me pregunto si necesitaremos datos duros para sostener este tipo de recuerdos. De cualquier modo, comí mi pastafrola enfrente de la supuesta inspiración de la supuesta puerta.

cinema
ex Cinema della Vittoria

Fruta Martorana – Palermo, Sicilia

Fruta martorana
Fruta martorana

Y he aquí otro dulce. Que no tiene chocolate y quizás sea por eso que no me gusta, pero que sí tiene almendra y azúcar y se sostiene en el recuerdo por mi compulsión a fotografiar comidas y por la Iglesia Martorana, construida en 1143 y la cual visito en un pre-casamiento donde, al llegar la novia, los colados aplaudimos entre la gente de gala y sonreímos como si fuera el matrimonio de nuestra prima. Fueron las monjas de esta iglesia quienes crearon este dulce siciliano con el fin de decorar el espacio para las visitas del Papa. Así que, de esa manera tan particularmente precipitada y confusa en que se aparecen los recuerdos, en la memoria se mezclan la iglesia, el oro, las monjas, la novia, los trajes, la fuente de la puerta trasera y los desocupados italianos delante de ella.


Iglesia Martorana (32) (1)

Iglesia Martorana (22) (2)

Iglesia Martorana (34)

Pizza, crepes y helado de Nutella – Roma, Italia

helado de nutella
Lo que queda de un helado de Nutella
trastevere
Trastevere

roma

Los recuerdos de Nutella son veloces y están pintados de Roma y Nápoles: el crepe sobrecargado de una noche en el Trastevere, el helado sabiamente recomendado por una amiga, la pizza aún más sabiamente recomendada en un aperitivo. Y, una de mis imágenes mentales más bizarramente favoritas: la fiesta de cumpleaños de Nutella en Nápoles (con globos y recitales incluídos).

nutella

Pasta – Montalto, Italia

Montalto (51)
Montalto

Italia es toda pasta (llego a imaginar un mapa italiano hecho con un collage de fideos cuando me doy cuenta que estoy muy mal y que quizás la gula me esté comiendo -ahora ella a mí- el cerebro). Desde los tallarines con salsa carbonara en Roma hasta los nomeacuerdoelnombre en Paola, pasando por la variedad infernal de pastas que cuelgan de un cartel en la ciudad de Orta, todo es pasta.

Pasta. PASTA. MUCHA.
Pasta. Mucha pasta.

Pero, según mis propias reglas, trato de elegir un solo lugar-recuerdo. Y queda Montalto. El pueblo donde nació mi nona y donde vivió hasta sus quince años antes de venir a Argentina para retornar por primera vez 59 años después (el momento de las pastas en cuestión) junto a mi nono y a mí.  Y las pastas de Montalto fueron ricas y caseras y abundantes, pero las elijo por otros motivos (aunque no lo crean, además de estómago, también tengo un corazón). Y esos motivos se resumen en todos los momentos vividos en el pueblo rodeados de palabras y dialectos de los cuales capté el 20%, pero que quedaron marcados felizmente por caras, risas, cantos de gallo y montañas.

*

Es por todo esto que Julia no parará de comer. Podrán decirle que no es necesario comerse el planisferio (de forma literal) para construir memorias. No les va a creer. Nunca. Porque entre toda esta maraña de pastafrolas y paraísos, ALGO hay. Algo en forma de gusto que reconstruye escenas que de otra forma no recordaría. O algo en forma de escenas que reconstruyen gustos que, de otro modo, tampoco recordaría. Algo que ata, anuda y transforma. Algo que continúa -no puede sino hacerlo-.

Advertisements

One thought on “La Julia que comió

  1. Viniendo en Italia rimmane fascinada 😉 I don’t know if this sentence is correct but what I meant is that who comes to italy fell in love with it! Sicily is so special! I’m here now and next week I hope to write about it and show my pictures… I would be glad if you want follow me and read the article 🙂 Ciao!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s